El valor de las personas

La Economía son personas. Este es el eslogan a través del cual, Triodos Bank (entidad financiera sostenible), pretende ser identificado entre sus clientes, empleados y público, en general. Una consigna que termina con:

… la Economía es la suma de lo que hacemos cada uno de nosotros, todos los días.

Y es que, en la actualidad, empezamos a escuchar hablar de valores aunque, al final, lo único que parece que puede compensar el valor de una persona sea su salario. Salarios, en la mayoría de los casos, escuetos e insuficientes. Pero ¿alguien puede calcular, con eficacia, el valor de una persona?

La era del conocimiento ha generado un reto a las empresas, para que no solo incorporen talento sino que, además, consigan mantenerlo en el tiempo, aunque sea porque ese talento ha costado mucho dinero. El trabajador lleva consigo una mochila cargada de valor que espera ser reembolsado y recompensado. Pero ¿cómo valoramos el esfuerzo, el desgaste emocional y la conciliación familiar y social?

Por tanto, la realidad es que las personas que forman parte de una organización, no solo tienen un valor monetario, tienen también un valor mucho más complejo que, al fin, las direcciones de recursos humanos están aprendiendo a gestionar para atender su experiencia como empleado, de tal manera que esta sea satisfactoria y orientada a la felicidad  y, para que, como consecuencia, se generen mayores y mejores beneficios.

Un plan de carrera, un horario flexible, un adecuado ambiente laboral, un #hoypuedotrabajardesdecasa, una auténtica conciliación personal… son múltiples valores que pueden compensar la inversión que los profesionales hemos hecho en nuestro talento.

De esta manera, podremos presentarnos ante el mercado empresarial, esperando al mejor postor, el que más valor le dé. Aquel que sea capaz de demostrar que el talento es más valioso que un puñado de euros.

Verónica Tejera
veronica.tejera@audazia.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.