A diario leemos y escuchamos conversaciones repletas de incertidumbre acerca de cuándo y, sobre todo, acerca de cómo saldremos de esta crisis. El cómo lo vamos a escribir entre todos pero, el cuándo ya está aquí, y ha llegado para quedarse. No hay nada por lo que esperar, el futuro, hoy más que nunca, es ahora. Si estás de acuerdo en que hoy comienza todo entonces únete a nosotros para poner nuestra atención en cómo construimos tras una crisis sin precedentes; porque esto lo tenemos que hacer unidos; no estamos solos, tenemos nuestros equipos, colaboradores, partners, socios y clientes para hacer algo que sea, incluso, mejor que antes. ¿Quién no ha tenido la tentación de rendirse? ¿Qué emprendedor/a no ha querido tirar la toalla una o cien veces? ¿Quién no ha desertado, harto de tanto esfuerzo, sin esperanza, machacado, agotado? En un país que nos ha educado contra la imaginación, la creatividad y la autonomía, ser emprendedor es, a veces, una heroicidad. No nos extraña que más de uno se eche a llorar pensando si no hubiera sido más fácil otro camino… y les echamos la culpa a unos y a los otros, tratando de evitar una responsabilidad en la que todos tenemos cuota.

Según los resultados preliminares del estudio realizado por la Universidad Complutense de Madrid a 3.500 personas, el 70% de los encuestados se ha sentido nervioso, angustiado o tenso durante el estado de alarma. De estas personas, el 55% ha reconocido no ser capaz de dejar de preocuparse por la situación o controlar ese sentimiento.

Desde el 18 de marzo hasta finales de abril, el teléfono habilitado por el Colegio Oficial de Psicólogos, había atendido más de 5.000 llamadas siendo el 90% de ellas por trastornos de ansiedad.

Con estos parámetros tenemos que reconstruir unas bases muy sólidas y firmes que sostengan lo que viene. Vamos a necesitar que nuestra plantilla pase de un confinamiento mental y físico a una productividad casi heroica y gestionar nuestra exigencia va a requerir de herramientas y recursos más y mejores que antes. Desde Audazia os proponemos algunos que pueden serviros:

  • Llama individualmente a las personas de tu equipo para preocuparte por su salud y la de sus familias.
  • Organiza videollamadas grupales informales para mantener el equipo unido.
  • Ofréceles apoyo emocional y psicológico de expertos.
  • Refuerza una formación que les haga sentirse capaces de afrontar los retos que tenemos por delante.
  • Reduce su incertidumbre informando regularmente y con la mayor transparencia posible.
  • Desarrolla tu liderazgo humano. No dejes a nadie atrás y sé esa mano que ayude a subir de nuevo al barco motivándonos para remar, incluso, con más fuerza que antes.
  • Potencia tu liderazgo positivo. Facilita la eficiencia valorando y reforzando las competencias más sobresalientes de cada uno.
  • Haz que se sientan orgullosos de su empresa. Todas las empresas tenemos la oportunidad de marcar la diferencia que consiga entrar en los corazones de aquellos que la levantan cada día. Cuida de los tuyos.

Este es el momento para lograr que tu empresa sea esa en la que todos quieren trabajar, incluso tú.

REBECA LÓPEZ ÁLVAREZ
Consultora Senior Asociada en Audazia, People focused
Co-Fundadora Instituto Human

Share :

Expertos en cultura corporativa

Madrid

Las Palmas

Escríbenos

Síguenos